En la vorágine de lo cotidiano no es siempre posible asistir a la consulta de un psicólogo y realizar el tratamiento que se requiere. En otros casos, las distancias geográficas impiden lisa y llanamente que aquello ocurra pese a que exista la necesidad y motivación para seguir una psicoterapia. Finalmente, existen también temas que no requieren siempre estar físicamente presente para poder conversar y avanzar en la solución.

En todos estos casos, una asesoría on-line permite borrar la distancia y trabajar con una variedad de medios, tales como las videoconferencia o las aplicaciones para enviar mensajes de texto o comunicarse por mensajes de voz.

Existen estudios que han demostrado la eficacia del tratamiento a través de Internet con lo cual las “e-terapias” se han convertido en una alternativa viable de tratamiento o en un complemento a la terapia presencial. Finalmente, algunos pacientes prefieren esta modalidad por sobre la presencial porque les resulta más cómodo y les permite ahorrar tiempo.