¿Se siente demasiado abrumado para hacerle frente a sus problemas? De ser así, no está solo.

Chile forma parte de los países con mayor de enfermedades psiquiátricas en el mundo (23,2%). En el caso de los adultos, la depresión ocupa el primer lugar de las patologías de salud mental en Chile, le sigue el consumo de alcohol. En el caso de la población adolescente, casi un tercio de ella ha sufrido un trastorno de ansiedad, una depresión mayor o trastornos por consumo de alcohol u otro trastorno psiquiátrico en algún momento de su vida. En niños y adolescentes, un 22,5% ha sufrido algún trastorno de salud mental y predomina, nuevamente, el trastorno de ansiedad en sus múltiples formas de expresión (Vicente, Saldivia, Pihán, 2016).

Por su parte, y tal como señala la APA (2016), son muchos quienes deben enfrentar problemas relacionales (de pareja, familiares o de trabajo) o que deben vérselas con la pérdida de su empleo, el estrés, el abuso de sustancias u otras dificultades. Finalmente, otras personas necesitan ayuda para lidiar con una dificultad importante tal como lo son los problemas de sobrepeso, las enfermedades graves y su impacto en la familia o los problemas ligados a las adicciones o a los trastornos de personalidad o bipolares, por ejemplo.

Estos problemas tienen solución

Por medio de la psicoterapia, los psicólogos ayudan a las personas a llevar adelante vidas más felices, saludables y productivas. Para ello, aplican procedimientos científicamente válidos para ayudar a las personas a superar sus dificultades y/o lograr un cambio en su estilo de vida, ayudándoles a crear hábitos más sanos y efectivos. La psicoterapia es un tratamiento de colaboración basado en la relación entre una o varias personas y el psicólogo. Como su base fundamental es el diálogo, proporciona un ambiente de apoyo que le permite hablar abiertamente con alguien objetivo, neutral e imparcial. Pero es también un espacio activo, ya que requiere de su particpación durante las sesiones y entre una sesión y otra. Al concluir el tratamiento, no sólo habrá resuelto el problema que le trajo a la consulta, sino que, además, habrá aprendido nuevas destrezas para enfrentar con mayor efectividad cualquier desafío que pueda surgir en el futuro.

¿Cuándo se debe considerar la psicoterapia como opción? (APA, 2016)

Es posible que, debido a la existencia de numerosos conceptos erróneos sobre la psicoterapia, usted podría mostrarse reacio a ésta. Incluso si conoce las realidades y no los mitos, probablemente se sienta nervioso a la hora de considerar ese método para tratar su problema. Pero vale la pena vencer el nerviosismo porque, si en algún momento su calidad de vida no es la que desea, la psicoterapia puede ayudarle. Algunas personas recurren a la psicoterapia porque han estado deprimidas, ansiosas o enojadas por demasiado tiempo. Otras podrían querer ayuda ante una enfermedad crónica que interfiere en su bienestar emocional o físico. Y otras podrían tener problemas a corto plazo para los que necesitan ayuda. Por ejemplo, un divorcio, la partida de los hijos, sentirse abrumado por un nuevo empleo o estar de duelo por la muerte de un familiar.

La terapia podría serle de beneficio si usted presenta estas señales (APA, 2016):

  • Tiene un sentimiento abrumador y prolongado de desamparo y tristeza.
  • Parece que sus problemas no se solucionan a pesar de sus esfuerzos y de la ayuda de familiares y amigos.
  • Tiene dificultad para concentrarse en las tareas de su empleo o realizar otras actividades cotidianas.
  • Se preocupa excesivamente, espera lo peor o está constantemente nervioso.
  • Sus acciones, como beber alcohol exageradamente, consumir drogas o ser agresivo, le están dañando a usted o a otras personas.

Fuentes: Vicente, Saldivia, Pihán, 2016 & APA, 2016